Documentos

Búsqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Arquidiócesis Logotipo para Documentos
No. 10/2019
Prot. No. 902/2019
8 de Noviembre de 2019

Circular

A TODA LA IGLESIA QUE PEREGRINA EN MONTERREY, ¡PAZ Y BIEN! 

“Para el creyente, en singular, lo mismo que para toda la Iglesia, la causa misionera debe ser la primera, porque concierne al destino eterno de los hombres y responde al designio misterioso y misericordioso de Dios.” (RM 86)

Estimados hermanos:

La evangelización es una tarea de todos, cada uno con diferente función pero competencia de todos los que formamos el pueblo de Dios (cfr. 1 Co 12, 12-31) Dicha labor se concreta en nuestro testimonio de vida, así como a través de las diversas obras emprendidas ya sea para el anunciar de la palabra de Dios o para ayudar al hermano necesitado. Este testimonio y obras de evangelización y caridad pueden ser tanto personales como comunitarias: realizadas en lo personal por cada uno de nosotros, que por la comunión de los santos nos benefician a todos; realizadas en comunidad, manifestando ser un solo cuerpo y una sola Iglesia que se convierte en manifestación de la providencia divina.

No cabe duda que es Dios el primer actor de la obra evangelizadora y de la providencia divina, sin embargo, no deja de ser también una empresa humana, que necesita de medios materiales para continuar adelante. Agradezco la respuesta que hemos tenido al solicitar su apoyo ante las necesidades de muchos hermanos nuestros que en otros puntos del país o del mundo sufren alguna necesidad.

En esta ocasión, consciente de que la generosidad es una característica de nuestra Iglesia local y de todo el pueblo neolonés, quiero solicitarles su apoyo, al tiempo que les recuerdo su obligación de colaborar con la Iglesia en sus labores, para realizar la recolección del diezmo: manifestación de gratitud con el amor y providencia divina, manifestación de compromiso con las obras de evangelización y caridad de la Iglesia.

Cumplir con el diezmo ayuda a la vida de la Iglesia, permitiéndonos realizar tareas que de otra forma sería muy difícil llevar a cabo: construcción de nuevas iglesias, mantenimiento a las existentes, preparación de los futuros sacerdotes, cursos de actualización al presbiterio, proyectos de evangelización y continuación de los programas existentes, atención a sacerdotes enfermos o de avanzada edad, entre otras cosas. 

El Diezmo, que se aporta una vez al año, equivale a lo proporcional de un día de ingresos. No se sustituye por las ayudas que damos a causas nobles, que, aunque todas importantes, no suplen nuestro compromiso de ayudar al crecimiento de la Iglesia de Monterrey. 

La recaudación del Diezmo 2019 - 2020 inicia con las colectas de las misas del Domingo I de Adviento (sábado 30 de noviembre y domingo 01 de diciembre) y se extiende, para los que no puedan cumplirlo en esa fecha, durante los siguientes meses, especialmente enero y febrero. Se puede entregar en cualquier templo dentro del sobre para ello destinado, en la alcancía del Diezmo, directamente en la Tesorería de nuestra Arquidiócesis, en línea o depositarlo en las cuentas para este fin (estas dos últimas opciones se pueden ver en http://tudiezmo.com/como-dar/). 

Pido a los párrocos, administradores parroquiales, rectores de templos y demás sacerdotes encargados de comunidades, enviar íntegramente a la Tesorería de esta Arquidiócesis, la colecta de los días señalados, durante la segunda semana de diciembre de este año, y posteriormente lo que para dicho fin se recaude respetando la intención de los donantes.

Pidiendo a la Nuestra Señora del Roble, que siempre camina con nosotros y es la defensa de nuestra Iglesia, su intercesión en beneficio de nuestra comunidad diocesana, reciban de corazón mi oración y bendición por ustedes y sus familias.