Documentos

Búsqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Arquidiócesis Logotipo para Documentos
Prot. No. 371/2019
4 de Junio de 2019

Decreto

A toda la Iglesia que peregrina en Monterrey, ¡paz y bien!

Estimados hermanos:

Una de las obligaciones pastorales del Obispo, que brota de la función de regir en la caridad a la Iglesia, es la recta administración de los bienes eclesiásticos de la diócesis. Esta es una tarea que debe realizarse según los siguientes criterios: confiar la administración, sin desentenderse de ella, a quien tiene competencia pastoral y técnica, considerando la participación de toda la Iglesia diocesana, sin olvidar la ascesis que debe reinar en nuestro actuar y la labor apostólica que tenemos que realizar, tomando toda decisión con la diligencia que lo haría un buen padre de familia (cf. Directorio para el ministerio pastoral de los obispos, 189).

En cuanto a la participación, tengo que agradecerles su desprendimiento y generosidad que nos permite como familia realizar la tarea de evangelización y de caridad que debe distinguirnos, además de los sabios consejos en la materia que personal o comunitariamente me hacen llegar. Les aseguro que hasta ahora, y así lo seguiré haciendo, he buscado actuar como lo hace todo buen padre de familia buscando gastar con prudencia y sencillez aquello que nos pertenece a todos como Iglesia. Además, como lo pide el derecho, como Iglesia local contamos con nuestro Consejo de Asuntos Económicos (c. 492 §1) y con nuestro ecónomo diocesano (c. 494 §1) para recibir la asesoría de personas competentes técnica y pastoralmente.

Continuando con este último punto y para fortalecerlo, he decidido constituir, y por estas letras constituyo, la

COMISIÓN DIOCESANA PARA LA ADMINISTRACIÓN
DE LOS BIENES DEL PUEBLO DE DIOS.

Esta comisión, en estrecha colaboración con el Consejo de Asuntos Económicos, tendrá tres fines: ayudarme a procurar los fondos necesarios para que la tarea evangelizadora de la Arquidiócesis siga avanzando; administrar con responsabilidad y transparencia los recursos obtenidos; y salvaguardar el patrimonio que a lo largo de la historia se ha construido en nuestra Iglesia de Monterrey. 

Esta comisión estará conformada por al menos tres personas, sin rechazar que otros puedan incorporarse en calidad de miembros:

- Director
Libremente elegido por el Arzobispo, el director de la comisión es el responsable de coordinar todas las acciones necesarias para la eficaz administración del patrimonio de la Iglesia de Monterrey;

- Ecónomo 
El ecónomo de nuestra Iglesia, designado libremente para tal oficio por el Arzobispo, formará parte ex officio de este comité. Será el responsable de supervisar los gastos de nuestra Iglesia y llevar un estricto control contable de ellos, conforme a la ley;

- Mentor patrimonial
Este, normalmente un laico libremente elegido por el Arzobispo, será responsable de procurar los fondos necesarios para las labores propias de la Iglesia y asesorar en la salvaguarda del patrimonio de la Arquidiócesis.

Esta comisión estará sujeto a mi autoridad, respetará los criterios señalados al inicio de este decreto y me reportará periódicamente el estado de nuestras finanzas arquidiocesanas.

Además, por las presentes letras, nombro a los primero integrantes de esta comisión:

Director: Pbro. Héctor Mario Pérez Villarreal.
Ecónomo: Pbro. Amancio Olmos Gómez.
Mentor patrimonial: Lic. David Noel Ramírez Padilla.

Este decreto se ejecuta, entrando en funciones la comisión, este mismo día a través de su publicación en la página electrónica de nuestra Arquidiócesis. Pido, además, a los párrocos, rectores y directores de instituciones u organismo de nuestra Iglesia incorporar este decreto a sus libros de gobierno.

Encomiendo a Nuestra Señora del Roble la labor de nuestros hermanos que conforman esta comisión.