Documentos

Búsqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Arquidiócesis Logotipo para Documentos
No. 02/2019
Prot. No. 89/2019
6 de Febrero de 2019

Circular

A TODOS EL PUEBLO DE DIOS QUE PEREGRINA EN MONTERREY 
Y A LAS PERSONAS DE BUENA VOLUNTAD, ¡PAZ Y BIEN!


Estimados hermanos:

Como Iglesia de Monterrey nos hemos preguntado acerca de nuestra atención a los hermanos más pobres, que no tiene que ser necesariamente referido a la escasez de dinero, dándonos cuenta que es urgente atender y estar a la lado de los adultos mayores, de las familias desintegradas y, obviamente, de las personas en extrema pobreza. Sin embargo, no debemos olvidar a otros pobres entre los pobres que requieren nuestra cercanía y acompañamiento: los enfermos.

Más allá del estatus socioeconómico, nuestros enfermos, quien más y quien menos, viven la pérdida de valores que se disfrutan al máximo: la autodeterminación en el hacer y en el comer, el poder trasladarse, disfrutar de la naturaleza y un largo etcétera. Son muchas las cosas que pueden dejarse de disfrutar cuando se enfrenta la enfermedad, por ello es importante que estemos a su lado acompañándolos y sirviéndolos.

Este acompañamiento y servicio a los pobres tiene diversas maneras de realizarse: cristianamente debemos conducirlos a rescatar el valor salvífico de la propia enfermedad, como nos ha enseñado San Juan Pablo II, al unir su sufrimiento o privación, al sacrificio de Cristo en la cruz; humanamente estar a su lado para ayudar a vencer la soledad, la tristeza o cualquier necesidad que se presente. Si bien en este acompañamiento parte de la buena voluntad, esta no es suficiente, es necesario buscar estar más capacitados para servirlos de la mejor manera.

La Jornada Mundial del Enfermo, que Su Santidad Francisco celebrará en Calcuta, India, el 11 de febrero de este año, se presenta como la ocasión oportuna para vivir esta cercanía con ellos. Cercanía que no significa solo asistencialismo, sino verdadero don de nosotros mismos al estar a su lado, como nos ha invitado el Papa en el mensaje dado para esta jornada.

Personalmente celebraré esta jornada en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Monterrey, N.L. El mismo día 11 de febrero nos reuniremos en ella para una jornada de confesiones que iniciará a las 10:00 a.m. En tanto estas se llevan a cabo, se desarrollará la conferencia “Sentido del sufrimiento humano” (10:00 a.m.), el rezo del santo rosario (10:30 a.m.) y una hora santa por los enfermos (11:00 a.m.). Concluiremos con la misa en la que se impartirá el sacramento de la unción de los enfermos a las 12:00 p.m. 

Para participar de esta jornada en toda nuestra Iglesia, en uso de mi autoridad como Ordinario, quiero conceder indulgencia parcial a quien, con las debidas disposiciones y con esa intención, realice una visita a un enfermo o a un adulto mayor que sufra la soledad el día 11 de febrero y le exprese al adulto mayor o al enfermo la cercanía de toda la Iglesia, en especial del Santo Padre y de un servidor, y de nuestro Dios. Ese mismo día, concedo indulgencia parcial a los propios enfermos o adultos mayores que, cumpliendo con las debidas disposiciones del derecho y con esa intención, den la bendición a quien los visite.

No podemos olvidar a los médicos y a todo el personal que cuida y acompaña a los enfermos (enfermeros, voluntarios, personal administrativo de hospitales, etc.). Por todos ellos, les pido ofrecer las intenciones de las misas que celebren el día 11 de febrero y, en la medida de los posible, darles una bendición especial.

Además, para estar mejor capacitados en el acompañamiento que brindamos a nuestros enfermos la Pastoral de la Salud ofrecerá un ciclo de conferencias llamado “Salud emocional en el proceso de enfermedad” los días 12 y 13 de febrero de las 7:00 p.m. a las 8:30 p.m. en el Auditorio Juan Pablo II de nuestra Curia Pastoral. Estas conferencias serán impartidas por profesionales en la materia: un psiquiatra, una psicóloga clínica y un psicólogo paliativista. Les pido invitar a todos en sus comunidades, en especial a quienes acompañan a sus enfermos (ministros extraordinarios de la comunión, Cáritas, agentes de la pastoral social, etc.). No tiene costo la participación en estas charlas.

Encomendado, con Su Santidad, esta jornada a María, Salud de los enfermos, y deseando hacer nuestra la caridad de Santa Teresa de Calcuta, los exhorto a vivir este momento de gracia y santidad con verdadera fe y caridad.