Este Papa salió de la cárcel gracias a la advocación de María Auxiliadora

El 24 de mayo la Iglesia Católica celebra la advocación de “María, Auxilio de los Cristianos”. La fiesta de María Auxiliadora nació luego de un gran golpe a la Iglesia Católica, poco después de la Revolución Francesa.

En aquel entonces toda Italia estaba bajo dominio francés, excepto los Estados Pontificios. Para obtener más poder, Bonaparte  invadió Roma y como era de esperarse su Santidad no colaboró por lo que decidieron encarcelarlo, sin saber que obtendría ayuda de María Auxiliadora.

Sigue leyendo y conoce lo que hizo María Auxiliadora a este Papa:

  1. En el año 749, San Juan Damasceno fue el primero en propagar la jaculatoria: “María Auxiliadora, rogad por nosotros”. Y repite: la virgen es “auxiliadora para evitar males y peligros y auxiliadora para conseguir la salvación”.
  2. Le fue otorgado el nombre de “Auxiliadora” en Ucrania, por haber liberado a aquella región de la invasión de tribus paganas.
  3. En el año 1558 ya figuraba en las letanías que se acostumbraban recitar en el santuario de Loreto Italia.
  4. El Papa Pío VII fue apresado en Francia, en el año 1814,  por el Emperador Napoleón Bonaparte y dedicó todas sus oraciones a María Santísima en el Palacio de Fontainebleau. El papa prometió a la Virgen que declararía la fiesta de María Auxiliadora el día que quedara libre.
  5. Tiempo después fue liberado inesperadamente gracias a su devoción. Llegó libre­­ a Roma el 24 de mayo, desde entonces declaró aquel día como día de María Auxiliadora. Poco a poco la Iglesia recuperó su posición y poder espiritual, por lo que el Papa instituyo la fiesta de María Auxiliadora ese mismo día, 24 de mayo de 1815.
  6. La Santísima Virgen se aparece a San Juan Bosco en 1860 y le dice que quiere ser honrada con el título de “Auxiliadora”, señalándole el sitio para que le construyera un templo en Turín, Italia.
  7. La obra empezó con 3 centavos, pero fueron tantos y tan grandes los milagros que María Auxiliadora empezó a obtener a favor de sus devotos, logrando que en cuatro años se terminó de construir la Gran Basílica. El Santo solía decir: ” Cada ladrillo de este templo corresponde a un milagro de la Santísima Virgen”.
  8. Desde 1862 el título de Auxiliadora aparece en la vida de Don Bosco y en su obra como “central y sintetizador”. La lectura evangélica que hace de María, la experiencia de su propia vida y la de sus jóvenes salesianos, y su experiencia eclesial le hacer percibir a María como “Auxiliadora del Pueblo de Dios”.
  9. Por su parte, San Juan Pablo II solía acudir a la iglesia de San Estanislao de Kostka de los Salesianos, en Cracovia, entre los años 1938 y 1944, orando frecuentemente en la capilla de María Auxiliadora. En esta misma iglesia celebro una de sus primeras misas como sacerdote en 1946.

Actualmente permanece la fidelidad de los salesianos y salesianas al espíritu de sus fundadores, poniendo como ejemplo, amparo y estimulo en la evangelización de los pueblos el auxilio que viene de Santa María.