El Papa Francisco canonizará al Papa Pablo VI

PABLO VI
Fortaleza, sabiduría y discernimiento

El próximo domingo 14 de octubre, el Papa Francisco canonizará al Papa Pablo VI, quien vivió el papado 262 de nuestra Iglesia, pastoreándola como sucesor de Pedro, desde el 21 de junio de 1963 hasta su muerte el 6 de agosto de 1978, tiempos muy difíciles para la humanidad, tiempos de una profunda renovación pastoral para la Iglesia.

Te invitamos a conocer más de este Papa, que marco el rumbo de la Iglesia hasta nuestros días.

#Fortaleza
Canonizar a Pablo VI es reafirmar la letra y el espíritu del Concilio Vaticano II, porque Pablo VI, sucediendo a Juan XXIII, decidió continuar con el Concilio Vaticano II. Fue el Papa que comprendió la trascendencia de aquel concilio en la historia de la Iglesia y supo llevarlo adelante con fortaleza y firmeza hasta el final, aunque no haya sido fácil, pues si bien muchos experimentaban un viento fresco de ilusión y renovación, había otros que manifestaron inconformidad señalando que este concilio había surgido de un “pequeño cuarto de hora de locura de Juan XXIII”. Desde el principio, en el seno mismo de la curia romana y entre los fieles, se manifestaron fuertes tensiones y oposiciones.

#Sabiduría
Durante la ceremonia de beatificación de Pablo VI, el 19 de octubre del 2014, el Papa Francisco destacó otra de sus grandes virtudes: su sabiduría: “Mientras se avecinaba una sociedad secularizada y hostil, Pablo VI pudo conducir con sabiduría clarividente y a veces en soledad el timón de la barca de Pedro sin perder nunca la alegría y la confianza en el Señor”.
En aquellos años, algunos acusaban a Pablo VI de no manifestarse claramente en algunos temas con opiniones divididas, y otros más contradictoriamente lo señalaban de imponer. Sin embargo, este santo hombre, supo conducir, dejar pensar, propiciar la reflexión y orientar cuando fue necesario.

#Discernimiento
En una época de cambios, de diálogo entre teologías diversas, el Papa Pablo VI practicaba el discernimiento; siempre buscó conocer la voluntad de Dios según los movimientos del Espíritu Santo dentro de su persona y de la Iglesia.

Pablo VI tuvo una actitud de escucha y discernimiento de los signos de los tiempos, como un elemento indispensable para una ‘actualización’ (Ecclesiam suam, 52) y una renovación de la acción de la Iglesia.

#OpciónPorLosPobres
La Iglesia durante el pontificado de Pablo VI vivió una profunda renovación pastoral, la Iglesia renovó su rostro (Ahí están la Gaudium et Spes, la Lumen Gentium, etc.) El Concilio aterrizó suscitando esperanza: la opción por los pobres, la opción por la justicia, la denuncia profética, el compromiso laical, el fortalecimiento de las iglesias diocesanas, todo ese despertar produjo, también, reacciones contrarias, como se vive hoy con cierta similitud en el interior de nuestra amada Iglesia.

La canonización del Papa Pablo VI es un llamado para que todos nos renovemos y vivamos estos tiempos al interior de nuestra Iglesia con fortaleza, sabiduría y discernimiento, con gran confianza y fidelidad en el sucesor de Pedro.

Al mismo tiempo, es una invitación que nos hace Pablo VI a vivir una Iglesia humilde, fraternal, servidora del mundo en el nombre de Jesús. Una Iglesia que no condena, sino que se acerca a todos, que dialoga, que habla con todos, que pregunta y responde, que aclara, que invita y propone, una Iglesia que es madre, que nos ayuda a descubrir en la vida la verdadera felicidad en el camino de Dios.

 

Juan Pablo Vázquez Rodríguez
Director de Información de Pastoral Siglo XXI