Documentos

Busqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Arquidiócesis Logotipo para Documentos
Prot. No. 160/2018
17 de Febrero de 2018

Decreto

Los diáconos, habilitados para servir al pueblo de Dios en la diaconía de la liturgia, de la palabra y de la caridad (c. 1009 §3), constituyen parte importante de la cura pastoral que se brinda al pueblo de Dios (cf. c. 1032 §2). Como determinación de este ministerio, los diáconos están llamados a actuar para la edificación del Cuerpo de Cristo, bajo mi autoridad como obispo diocesano y en comunión con el Sumo Pontífice. Además, entre ellos forman una hermandad sacramental por el vínculo de la caridad, de la oración, de la obediencia al obispo diocesano y del celo ministerial. Hermandad que ha de reunirse periódicamente, en presencia del obispo o su delegado, a verificar el ejercicio del propio ministerio, a intercambiar experiencias, proseguir la formación y estimularse recíprocamente en la fidelidad (Congregación para el Clero, Directorio para el ministerio y vida de los diáconos permanentes, 6).

Así, ante el creciente número de diáconos en nuestra Iglesia, en lo que reconocemos una bendición de Dios, a fin de facilitar el necesario diálogo con el Obispo diocesano, que de ellos también puede y debe enriquecerse, por las presentes letras constituimos el

CONSEJO DIACONAL

como órgano consultivo y espacio de diálogo sobre el ministerio y vida de los diáconos, permanentes o transitorio, en nuestra Arquidiócesis, el cumplimiento de sus obligaciones y el ejercicio de sus derechos. Este Consejo deberá fomentar el diálogo entre todos los diáconos para que se constituyan en verdaderos portadores del sentir de esta hermandad tan importante para nuestra Iglesia.

Para el recto ejercicio de este Consejo, establecemos los siguientes estatutos:

Art. 1º El Consejo Diaconal es un órgano consultivo, presidido por el Obispo diocesano o un delegado suyo, que será convocado una vez al año y cuándo el Obispo diocesano lo considere necesario.

Art. 2º A él solicitará el Obispo diocesano, sin estar restringido a esto, consejo e información sobre la vida y ministerio de los diáconos, sobre el cumplimiento de sus obligaciones y sobre el ejercicio de sus derechos.

Art. 3º El resto de los diáconos podrá presentar a los miembros del Consejo temas que quieran sean tratados en este y que deberán ser mencionados para su aprobación al Obispo diocesano o su delegado en el Consejo.

Art.4º La metodología de participación en el diálogo, las discusiones y las votaciones será libremente elegida por el Obispo diocesano o su delgado.

Art. 5º El consejo estará conformado por máximo siete diáconos permanentes, nombrados por un período de tres años y libremente elegidos por los diáconos permanentes incardinados a la Arquidiócesis, y un diácono transitorio, elegido entre y por los diáconos alumnos del Seminario Arquidiocesano de Monterrey y nombrado por un año. 

Art. 6º El Vicario Episcopal para los Diáconos Permanentes y el Director del Instituto Diaconal serán observadores en el Consejo, con derecho a participar en toda discusión y diálogo pero no en las votaciones.

Además, nombramos, previa presentación producto de elecciones libremente celebradas, como miembros de este consejo a los siguientes diáconos, a quienes se les entregará su nombramiento en documento a parte:

Diácono Permanente Bernardo Ramiro Fernández Ibarra
Diácono Permanente Miguel Ríos Sáenz
Diácono Permanente Fernando Moreno Ulloa
Diácono Permanente Luis Miguel Hurtado Orpinel
Diácono Permanente Jesús Félix Mejía
Diácono Permanente Jesús Garza Martínez
Diácono Permanente José Joaquín Rodríguez Garza
Diácono Transitorio Eduardo Alberto Mata Ortiz

Encomiendo a San Lorenzo, patrono de los diáconos, la vida y ministerio de todos los diáconos de nuestra Iglesia local y en especial la sabiduría de los integrantes de este Consejo.