Documentos

Busqueda de Documentos

Documentos-Arquidiócesis
Febrero 2017

Circular

A TODA LA IGLESIA QUE PEREGRINA EN MONTERREY: ¡PAZ Y BIEN!

Muy queridos hermanos y hermanas:

Saludo a todos muy cordialmente y les deseo todo bien en el Señor.

Con motivo de la XXV jornada Mundial del Enfermo, que este año nos invita a meditar en la Misericordia de Dios bajo el tema “El asombro ante las obras que Dios realiza: «El Poderoso ha hecho obras grandes por mí…» (Lc 1,49).”, me dirijo particularmente a las personas enfermas, a sus familiares y a los profesionales de la salud, sin olvidar a la comunidad en general.

El Santo Padre, el Papa Francisco, en su mensaje con motivo de la Jornada Mundial del enfermo, situándonos delante de la Gruta de Massabielle, ante la imagen de la Virgen Inmaculada, en la que el Poderoso ha hecho obras grandes para la redención de la humanidad, nos invita a expresar nuestra cercanía con todos los hermanos y hermanas, que viven la experiencia del sufrimiento, y a sus familias; así como a ser agradecidos con los que, según sus distintas ocupaciones y en todos los centros de salud repartidos por todo el mundo, trabajan con competencia, responsabilidad y dedicación para nuestro alivio, nuestra salud y nuestro bienestar diario. Añade el Papa: “Me gustaría animar a todos los enfermos, a las personas que sufren, a los médicos, enfermeras, familiares y a los voluntarios a que vean en María, Salud de los enfermos, a aquella que es para todos los seres humanos garante de la ternura del amor de Dios y modelo de abandono a su voluntad; y a que siempre encuentren en la fe, alimentada por la Palabra y los Sacramentos, la fuerza para amar a Dios y a los hermanos en la experiencia también de la enfermedad.

Nos recuerda el Papa en su mensaje que cada paciente es y será siempre un ser humano, y debe ser tratado en consecuencia. Los enfermos, como las personas que tienen una discapacidad incluso muy grave, tienen una dignidad inalienable y una misión en la vida y nunca se convierten en simples objetos, aunque a veces puedan parecer meramente pasivos, pero en realidad nunca es así.

En la Jornada Mundial del Enfermo, menciona el Papa, podemos encontrar una nueva motivación para colaborar en la difusión de una cultura respetuosa de la vida, la salud y el medio ambiente; un nuevo impulso para luchar en favor del respeto de la integridad y dignidad de las personas, incluso a través de un enfoque correcto de las cuestiones de bioética, la protección de los más débiles y el cuidado del medio ambiente, por tanto, nos motiva a una promoción de una salud integral.

En nuestra Arquidiócesis celebraremos esta Jornada por los enfermos, pidiendo no sólo por su salud física, sino por todos aquellos que se han asociado a sus sufrimientos, así como a quienes se dedican a la atención médica de los mismos. La celebración de la Eucaristía será el día 11 de febrero del presente año en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe. Por lo que pido a todos los Señores Párrocos inviten a aquellos enfermos de su comunidad a que puedan asistir, sin grandes riesgos de salud, y animar a todos a celebrar esta Jornada.

El horario de esta Jornada será el siguiente:

10:00 a.m. Confesiones y Hora Santa por los Enfermos.

11:00 a.m. Confesiones y Rosario por los Enfermos.

12:00 m.d. Misa de Unción de Enfermos.

Dios, nuestro Señor los bendiga abundantemente y que María de Guadalupe, Salud de los enfermos los proteja con su manto.

Dado en la Sede del Arzobispado de Monterrey, al 1º de febrero del mes de febrero del año del Señor 2017.

Atentamente,