Arzobispo de Monterrey, exhorta a participar en el “Día de la vida consagrada”

El próximo mes de octubre del presente año, se realizará en Roma, el Sínodo de los Obispos, para discernir cómo transmitir la fe a los jóvenes y cómo ayudarlos a discernir su vocación. Nuestra Iglesia de Monterrey, se está preparando para mencionado acontecimiento, celebrando un año pastoral dedicado a la Juventud.

Mons. Rogelio Cabrera, Arzobispo de Monterrey, exhorta a colaborar con fervor en el DÍA DE LA VIDA CONSAGRADA que se celebra el 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor.

“Los Consagrados y las Consagradas, que en nuestra Arquidiócesis suman más de 1,300 personas, con su testimonio de vida y con el servicio de caridad que brindan a la sociedad nuevoleonesa, son entre nosotros testigos de que el Espíritu de Jesucristo nos vivifica con frutos de amor fraterno. Por eso no podemos ignorar el Día de la Vida Consagrada y es justo que lo solemnicemos manifestando eclesialmente al Señor nuestro agradecimiento con intensa alegría”. Manifestó.

En donde resaltó la importancia de dar a conocer la vocación de la Vida Consagrada en las Comunidades Parroquiales y en los Colegios de inspiración católica. Dada a conocer como un proyecto de vida evangélica que da cumplimiento a los anhelos del corazón en los hombres y en las mujeres.

“Aprovecho el momento para reiterar mi gran aprecio por cada uno de los miembros de la Vida Consagrada que viven y ejercen su apostolado en la Arquidiócesis; por cada uno de ellos invoco la intercesión de la Virgen María, que es su modelo de santidad, y les acompaño con mi bendición”. Añadió.

La Vicaría Episcopal para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, invita a todos a asistir a la celebración del Día de la Vida Consagrada, que incluye la Marcha de la Luz, la Eucaristía Solemne y una Verbena Popular, el próximo 2 de febrero.

19:00 horas: La Marcha de la Luz saldrá de la Explanada de los Héroes de la Macroplaza de Monterrey.

20:00 horas: La Eucaristía Solemne iniciará en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.

La Verbena Popular seguirá inmediatamente después de la Eucaristía en el atrio de la misma Basílica.